domingo, 26 de diciembre de 2010

miércoles, 18 de agosto de 2010

REC 1/5 Los guardianes de Chávez. Reportaje asusta-viejas de Cuatro para pajúos españoles





REC 2/5 Los guardianes de Chávez. Propaganda escuálida desde el régimen del Reino de España



REC 3/5 Los guardianes de Chávez: Desinformación antichavista



REC 4/5 Los guardianes de Chávez. Periodismo amarillista, sensacionalismo



REC 5/5 Los guardianes de Chávez. Reportaje grotesco

martes, 13 de julio de 2010

http://www.posadadelbandolero.com/

Habitaciones: Seis, cada una tiene el nombre de los bandoleros de la partida de "El Bizco de El Borge'".
Dirección: Calle La Peseta. EL BORGE (Málaga)
Teléfono: 952 51 94 50 Movil: 647 66 40 63




Compartir

http://www.posadadelbandolero.com/


http://www.posadadelbandolero.com/
Habitaciones: Seis, cada una tiene el nombre de los bandoleros de la partida de "El Bizco de El Borge'".
Dirección: Calle La Peseta. EL BORGE (Málaga)
Teléfono: 952 51 94 50 Movil: 647 66 40 63.

viernes, 4 de junio de 2010

Para arreglar al PSOE vota a IU


Esto es un tema muy facil de entender, el PSOE no ganara las siguientes elecciones. Pero no porque el pp aumente si no porque los votantes del PSOE estan descontentos...
y lo estan porque el PSOE no hace politicas de izquierdas. Mas, dirigido a estos votantes que se abstendrán de votar al PSOE. Ponemos la mejor solución... votar a IU, asi con una representacion estimable de la izquierda verdadera en el parlamento con IU, el PSOE sera mas izquierda y los votos no dejaran de hacer fuerza contra la derecha.

please don´t go

miércoles, 2 de junio de 2010

un hombre de verdad

http://yosurc.blogspot.com/2010/03/un-hombre-de-verdad-boris-polevoi.html

permacultura

http://www.rinconesdelatlantico.com/num2/permacultura.html

Eduardo Galeano

http://sololiteratura.com/gal/indicearticulosgaleano.htm

El teatro del Bien y del Mal
Eduardo Galeano
09/25/2001

En la lucha del Bien contra el Mal, siempre es el pueblo quien pone los muertos. Los terroristas han matado a trabajadores de cincuenta países, en Nueva York y en Washington, en nombre del Bien contra el Mal. Y en nombre del Bien contra el Mal, el presidente Bush jura venganza: Vamos a eliminar el Mal de este mundo, anuncia. ¿Eliminar el Mal? ¿Qué sería del Bien sin el Mal? No sólo los fanáticos religiosos necesitan enemigos para justificar su locura. También necesitan enemigos, para justificar su existencia, la industria de armamentos y el gigantesco aparato militar de los Estados Unidos. Buenos y malos, malos y buenos: los actores cambian de máscaras, los héroes pasan a ser monstruos y los monstruos héroes, según exigen los que escriben el drama.

Eso no tiene nada de nuevo. El científico alemán Werner von Braun fue malo cuando inventó los cohetes V-2, que Hitler descargó sobre Londres, pero se convirtió en bueno el día en que puso su talento al servicio de los Estados Unidos. Stalin fue bueno durante la Segunda Guerra Mundial y malo después, cuando pasó a dirigir el Imperio del Mal. En los años de la guerra fría, escribió John Steinbeck: Quizá todo el mundo necesita rusos. Apuesto a que también en Rusia necesitan rusos. Quizá ellos los llaman americanos. Después, los rusos se abuenaron. Ahora, también Putin dice: El Mal debe ser castigado. Saddam Hussein era bueno, y buenas eran las armas químicas que empleó contra los iraníes y los kurdos. Después, se amaló. Ya se llamaba Satán Hussein cuando los Estados Unidos, que venían de invadir Panamá, invadieron Irak porque Irak había invadido Kuwait. Bush Padre tuvo a su cargo esta guerra contra el Mal. Con el espíritu humanitario y compasivo que caracteriza a su familia, mató a más de cien mil iraquíes, civiles en su gran mayoría. Satán Hussein sigue estando donde estaba, pero este enemigo número uno de la humanidad ha caído a la categoría de enemigo número dos. El flagelo del mundo se llama, ahora, Osama Bin Laden. La CIA le había enseñado todo lo sabe en materia de terrorismo: Bin Laden, amado y armado por el gobierno de los Estados Unidos, era uno de los principales guerreros de la libertad contra el comunismo en Afganistán. Bush Padre ocupaba la vicepresidencia cuando el presidente Reagan dijo que estos héroes eran el equivalente moral de los Padres Fundadores de América. Hollywood estaba de acuerdo con la Casa Blanca. En esos tiempos, se filmó Rambo 3: los afganos musulmanes eran los buenos. Ahora son malos malísimos, en tiempos de Bush Hijo, trece años después.

Henry Kissinger fue de los primeros en reaccionar ante la reciente tragedia. Tan culpables como los terroristas son quienes les brindan apoyo, financiación e inspiración, sentenció, con palabras que el presidente Bush repitió horas después. Si eso es así, habría que empezar por bombardear a Kissinger. El resultaría culpable de muchos más crímenes que los cometidos por Bin Laden y por todos los terroristas que en el mundo son. Y en muchos más países: actuando al servicio de varios gobiernos norteamericanos, brindó apoyo, financiación e inspiración al terror de estado en Indonesia, Camboya, Chipre, Irán, Africa del Sur, Bangladesh y en los países sudamericanos que sufrieron la guerra sucia del Plan Cóndor.

El 11 de setiembre de 1973, exactamente 28 años antes de los fuegos de ahora, había ardido el palacio presidencial en Chile. Kissinger había anticipado el epitafio de Salvador Allende y de la democracia chilena, al comentar el resultado de las elecciones: No tenemos por qué aceptar que un país se haga marxista por la irresponsabilidad de su pueblo. El desprecio por la voluntad popular es una de las muchas coincidencias entre el terrorismo de estado y el terrorismo privado. Por poner un ejemplo, la ETA, que mata gente en nombre de la independencia del País Vasco, dice a través de uno de sus voceros: Los derechos no tienen nada que ver con mayorías y minorías. Mucho se parecen entre sí el terrorismo artesanal y el de alto nivel tecnológico, el de los fundamentalistas religiosos y el de los fundamentalistas del mercado, el de los desesperados y el de los poderosos, el de los locos sueltos y el de los profesionales de uniforme. Todos comparten el mismo desprecio por la vida humana: los asesinos de los seis mil seiscientos ciudadanos triturados bajo los escombros de las torres gemelas, que se desplomaron como castillos de arena seca, y los asesinos de los doscientos mil guatemaltecos, en su mayoría indígenas, que han sido exterminados sin que jamás la tele ni los diarios del mundo les prestaran la menor atención. Ellos, los guatemaltecos, no fueron sacrificados por ningún fanático musulmán, sino por los militares terroristas que recibieron apoyo, financiación e inspiración de los sucesivos gobiernos de los Estados Unidos. Todos los enamorados de la muerte coinciden también en su obsesión por reducir a términos militares las contradicciones sociales, culturales y nacionales.

En nombre del Bien contra el Mal, en nombre de la Unica Verdad, todos resuelven todo matando primero y preguntando después. Y por ese camino terminan alimentando al enemigo que combaten. Fueron las atrocidades de Sendero Luminoso las que en gran medida incubaron al presidente Fujimori, que con considerable apoyo popular implantó un régimen de terror y vendió el Perú a precio de banana. Fueron las atrocidades de los Estados Unidos en Medio Oriente las que en gran medida incubaron la guerra santa del terrorismo de Alá. Aunque ahora el líder de la Civilización esté exhortando a una nueva Cruzada, Alá es inocente de los crímenes que se cometen en su nombre. Al fin y al cabo, Dios no ordenó el holocausto nazi contra los fieles de Jehová y no fue Jehová quien dictó la matanza de Sabra y Chatila ni quien mandó expulsar a los palestinos de su tierra. ¿Acaso Jehová, Alá y Dios a secas no son tres nombres de una misma divinidad? Una tragedia de equívocos: ya no se sabe quién es quién. El humo de las explosiones forma parte de una mucho más enorme cortina de humo que nos impide ver. De venganza en venganza, los terrorismos nos obligan a caminar a los tumbos. Veo una foto, publicada recientemente: en una pared de Nueva York, alguna mano escribió: Ojo por ojo deja al mundo ciego. La espiral de la violencia engendra violencia y también confusión: dolor, miedo, intolerancia, odio, locura. En Porto Alegre, a comienzos de este año, el argelino Ahmed Ben Bella advirtió: Este sistema, que ya enloqueció a las vacas, está enloqueciendo a la gente. Y los locos, locos de odio, actúan igual que el poder que los genera. Un niño de tres años, llamado Luca, comentó en estos días: El mundo no sabe dónde está su casa. El estaba mirando un mapa. Podía haber estado mirando un noticiero.
Compartir

martes, 1 de junio de 2010

boycott israel

boycott israel

BOICOT ISRAELI PRODUCTOS CAMPAÑA

Un llamamiento a todos los Ciudadanos del Mundo

Como ciudadanos de nuestros países, que a veces se siente muy frustrado por las políticas de nuestros gobiernos que consideramos injusto. Nosotros muchas veces se sienten impotentes para cambiar a medida que más y más de los gobiernos y los políticos que ejecutarlos cada vez más subordinado a los intereses globales empresarial y bancario. Hay, sin embargo, un arma poderosa que si se utilizan en conjunto pueden lograr un cambio mucho más positiva que las marchas, protestas y manifestaciones. El arma es el boicot a los productos bien orientados. México y Estados Unidos el líder sindical César Chávez utilizó esta arma con gran éxito contra los cultivadores de uva codiciosos de la Alta California y logró ganar muchas concesiones a los campesinos explotados. El boicot de las uvas no han tenido éxito, sin embargo, si la comunidad mundial no lo apoyo.
Hoy en día, cuando la comunidad internacional comienza a ver la evidencia de la masacre bárbara de palestinos que tuvo lugar en Jenin por el carnicero Ariel Sharon y su ejército asesina sionista, uno se ve obligado a una acción justa y moral. Aquí en Aztlán, nos hemos vuelto extremadamente frustrado por el presidente George Bush y su incapacidad o falta de voluntad para detener la masacre horrible que está ocurriendo en la Tierra Santa y que puede culminar en el genocidio del pueblo palestino. Debemos individualmente tienen el poder de elección para comprar un producto u otro o la renuncia a una compra, simplemente por completo. Si cada vez más personas en todo el mundo hacer lo mismo, la presión será lo suficientemente poderoso como para forzar un cambio positivo. Cada uno de nosotros también puede ayudar pidiendo a nuestros familiares y amigos a hacer lo mismo.

A continuación se presentan los productos y marcas de las empresas y los negocios que están ayudando a Ariel Sharon y el sionismo de Israel para continuar sus políticas de apartheid y la ocupación ilegal de tierras palestinas. Le estamos pidiendo a boicotear estos productos. Los productos y marcas han sido bien investigadas. Cada una de las empresas tienen vínculos con Israel y apoyar sus políticas contra el pueblo palestino. A modo de ejemplo, presidente de Estée Lauder, Ronald Lauder, fue presidente de la Conferencia de Presidentes de las Principales Organizaciones Judías y es el actual Presidente del Fondo Nacional Judío (KKL) - una agencia cuasi-gubernamental cuya función principal es legitimar la ocupación israelí de tierras palestinas. Ronald Lauder es un hardcore sionista y sus puntos de vista son a menudo más extremos que los de el gobierno israelí.

Otros ejemplos son los siguientes:

KIMBERLY-CLARK
En 1998 el Sr. Robert P. Van der Merwe, presidente de Kimberly-Clark recibió el Premio Europa por el Jubileo de Israel El primer ministro Netanyahu. Este es el más alto homenaje que ha sido otorgado por el "Estado de Israel" en reconocimiento de aquellos individuos y organizaciones, que a través de sus inversiones y relaciones comerciales, han realizado más de fortalecer la economía israelí.

COCA-COLA
A partir de 1966 Coca-Cola ha sido un firme aliado de Israel. Recientemente, el Gobierno de Israel Misión Económica de honor de Coca-Cola en el Premio Israel de Comercio Cena por su continuo apoyo a Israel durante los últimos 30 años y por negarse a acatar el boicot de la Liga Árabe de Israel.

NESTLE
Suiza gigante de la alimentación Nestlé creará un centro internacional de desarrollo para productos de aperitivo del próximo año en Sderot, una ciudad en el desierto del Negev, Israel, el periódico Maariv informó el domingo. Nestlé es propietaria 50,1 por ciento de las inversiones israelíes fabricante de alimentos Osem y los dos juntos producen productos de aperitivo en una planta en Sderot.

INTEL
Intel es uno de los mayores partidarios de Israel. Su centro de desarrollo de primera fuera de los EE.UU. se inauguró en Haifa en 1974. Desde entonces han continuado las inversiones en verter a Israel. Para el año 2000 se empleó a más de 4000 israelíes. Las exportaciones de su planta de Laquis-Qiryat Gat en Israel un total de $ 3 millones al día a su máxima capacidad - aproximadamente $ 1 mil millones al año. La planta de Intel en "Qiryat Gat" se construye en la tierra de Israel confiscadas a los pueblos palestinos de Iraq al Manshiya. Iraq al Manshiya era un pueblo de 2000 personas que viven en 300 casas con dos mezquitas y una escuela. Los habitantes originales fueron aterrorizados palestinos de la aldea y después todo el pueblo fue arrasado hasta los cimientos para preparar el camino para el nuevo asentamiento israelí de Qiryat Gat. Hoy en día el resto de la población de Irak al Manshiya todavía no se le permitió regresar.

SARA LEE
En 1998, el Sr. Lucien Nessim de Sara Lee Personal Products recibió el premio por el Jubileo de Israel El primer ministro Netanyahu. Este es el más alto homenaje que ha sido otorgado por el "Estado de Israel" en reconocimiento de aquellos individuos y organizaciones, que a través de sus inversiones y relaciones comerciales, han realizado más de fortalecer la economía israelí

DISNEY
La compañía es propiedad de Disney judío Michael Eisner Mogul. Es dueño de un gran imperio mediático que incluye la cadena de televisión ABC, los diarios numerosas noticias, revistas nacionales, compañías cinematográficas de Hollywood y un gran número de emisoras de radio.Una estación de radio en Los Ángeles, KABC 790 AM recientemente difusión comentarios de Gloria Alred judía en el sentido de que los prisioneros islámicos en Guantánamo debe ser torturado por tener sus "bolas" extrae con pinzas con el fin de hacerlos hablar. Las noticias y comentarios realizados a través de pulpo, Michael Eisner, de medios de comunicación son extremadamente islamófobos y anti-palestinos.

domingo, 30 de mayo de 2010

Abominar del franquismo

Abominar del franquismo
Roberto Rodríguez Guerra

La Ley de Memoria Histórica, pese a sus insuficiencias (no nulidad de las sentencias dictadas por los tribunales franquistas, ..) y más recientemente el caso del juez Garzón (hoy injustamente acusado de «prevaricar» precisamente por alguna de las insuficiencias de la mencionada Ley), han reavivado entre nosotros un debate que algunos quieren enterrar.
A tal efecto, la insistente consigna del PP de «olvidar» todo lo ocurrido, «pasar página» como si nada significativo hubiera pasado en España durante los cuarenta años de franquismo, persigue borrar de nuestra conciencia toda referencia a ese funesto pasado. Ni siquiera los más conspicuos representantes del neoconservadurismo actual han llegado tan lejos. Nada más y nada menos que Samuel P. Huntington -el teórico del «choque de civilizaciones» que propugnaba imponer, incluso manu militari, los intereses estadounidenses en el mundo- sostenía que, ante el problema de las torturas y crímenes cometidos por los funcionarios y militares de los regímenes dictatoriales y a fin de favorecer la transición a la democracia, lo más adecuado era "no procesar, no castigar, no perdonar y, sobre todo, no olvidar". Frente a tal propuesta cabría recordar que en no pocas ocasiones la solución a tales problemas ha sido más bien procesar, castigar y no olvidar. Al menos así ocurrió inmediatamente después del fin de la Segunda Guerra Mundial con los juicios de Núremberg.
También está ocurriendo ahora, aunque de forma más compleja y con menor éxito, a través de los juicios contra diversos representantes de dictaduras latinoamericanas (juicios a Augusto Pinochet, Alfredo Stroessner, Jorge Rafael Videla,..., y muchos otros altos funcionarios y mandos militares que colaboraron con ellos). El mensaje era y es claro: los crímenes de lesa humanidad no pueden quedar impunes. Pero en España todavía existen quienes (María Dolores de Cospedal, Secretaria General del Partido Popular, lo ha expresado recientemente sin el menor rubor en diversas ocasiones) pretenden que perdonemos y olvidemos. Perdonar exige antes que los responsables de lo que se ha de perdonar reconozcan lo que se quiere que se perdone.
Pedir perdón es entonces una cierta forma de arrepentimiento, es reconocer una cierta responsabilidad por lo hecho o consentido. ¿Ha habido en España alguna petición de perdón por los crímenes y violaciones de derechos humanos durante el franquismo?, ¿lo han pedido aquellos que formaron parte activa y directa del mismo, aquellos que en su día juraron lealtad al caudillo?, ¿y sus consentidores, beneficiarios o herederos?
Ese perdón podría asentarse sobre una clarificación de lo sucedido (las «comisiones de la verdad»). Si se hiciera algo a este respecto, estaríamos ante la posibilidad de ofrecer una mínima reparación moral y un evidente reconocimiento social a las víctimas del franquismo. Sería recuperar y dignificar «la memoria de los vencidos», que son aquellos que lucharon por preservar la legalidad democrática establecida y contra la imposición de un régimen dictatorial. Pero no es eso lo que se propugna hoy desde ciertos sectores de la clase política, jurídica y empresarial española.
En aras de la «reconciliación» proclaman el «deber de olvidar». Pero si algún deber es reclamable en tales asuntos, ése no es otro que «el deber de recordar» (Paul Ricouer) Recordar es en este caso rememorar, traer a nuestra memoria y conciencia los crímenes e injusticias cometidas para que no se repitan de nuevo. Y ésta es, además de una tarea individual, un esfuerzo colectivo por preservar en nuestra memoria colectiva lo sucedido. Sólo aquellos no tienen la más mínima mala conciencia por la mal llamada guerra civil española (denominar «guerra civil» a lo que ocurrió en España tiende a equiparar normativamente a los dos bandos y a hacernos olvidar que lo que hubo fue un levantamiento militar contra una República democrática) se atreven a pedir, tanto a los «vencidos» como a las generaciones posteriores, que olviden.
Pero precisamente ahí reside buena parte del problema: la ausencia de arrepentimiento y de mala conciencia por el franquismo implica, por parte de aquellos que solicitan que olvidemos, que se cree que no hay nada que corregir. Implica la negativa a condenar (hecho por lo demás harto frecuente en España) la dictadura franquista y sus severas consecuencias internas y externas. Solicitar esta suerte de amnesia colectiva es, además de imposible, abiertamente indeseable. Olvidar tales hechos es negarse a aprender de las barbaridades de ese nefasto pasado y, con ello, lastrar severamente la posibilidad de consolidar la democracia y construir un futuro de forma adecuada.
Que no se castigaran tales crímenes en los momentos inmediatos a la muerte del dictador acaso tuviera alguna débil justificación prudencial. Por lo demás las políticas de «compromiso» y «reconciliación» que se consideraron necesarias para facilitar la transición auspiciaron ciertos acuerdos hoy a todas luces excesivos. Pero solicitar hoy el perdón judicial y el olvido social, tras más de treinta años de democracia, indica la evidente pervivencia en nuestra sociedad de fuertes y preocupantes valores autoritarios. Señala la negativa a romper definitivamente con una etapa oscura y siniestra de nuestra historia y, en suma, contribuye a difundir dudas sobre la credibilidad y fortaleza de la democracia.

Muchos de aquellos que vivimos durante el franquismo recordamos, con mayor o menor intensidad en función de la etapa que nos tocó vivir, la dictadura en todos sus aspectos: fusilamientos, represión, juicios sumarísimos, fosas comunes y ocultas, persecuciones, enriquecimientos ilícitos,... Sin llegar a estos extremos (nací ya en las etapas postreras del franquismo), aún recuerdo el diario temor de mi padre, un pequeño comerciante de campo, a que lo detuviera la Guardia Civil cuando salía de madrugada a vender papas, frutas, etc. Su temor no era solo que le requisaran arbitrariamente algunos de los productos que llevaba o que le recordaran que cada cierto tiempo había que «aportar algo para sus familias», que también tenían necesidades.
También temía, interna y calladamente indignado, la detención arbitraria y la violencia implícita en tales circunstancias, la inseguridad sobre su persona y su familia, la carencia de los más mínimos derechos y libertades. Recuerdo igualmente los relatos de mi madre -ocasionales y con miedo: la política era entonces un tema prohibido- acerca de los republicanos que habían huido barranco arriba para esconderse, sin nada, pidiendo comida y refugio, sin tener siquiera a donde ir. Recuerdo cuando participar el movimiento vecinal o estudiantil era una actividad vigilada, sospechosa. Recuerdo cuando militar en la izquierda canaria era una tarea clandestina. Recuerdo todo ello y mucho más (Sima de Jinámar, los pozos de Arucas, la prisión de Fyffes). Y todo ello vuelve hoy, con dolor, a mi memoria.
Pero esa misma memoria constituye un referente negativo, una imagen de lo que querría que «nunca más» volviese a ocurrir. Quienes nacieron bajo la democracia carecen generalmente de esas experiencias, recuerdos y referentes normativos. Tropiezan así con dificultades para comprender lo que aquello supuso y, de esta forma, para tomar postura crítica frente a ese pasado. De ahí, además de para recuperar y dignificar «la memoria de los vencidos», la urgente necesidad de proseguir con el debate público sobre el franquismo. Un debate que, sin sed de venganza, debe conducir al progresivo esclarecimiento y conocimiento público de los hechos. Rememorar y esclarecer esos hechos puede resultar doloroso, pero seguro que contribuirá decisivamente a crear una memoria colectiva y una sensibilidad social que minimicen las posibilidades de un retorno a la barbarie. "Aunque el recuerdo no asegura un futuro apacible, el olvido no ayuda a su construcción" (Pablo de Greiff).

Pero el franquismo no solo supuso fusilamientos, represión, caciquismo, absoluta carencia de libertades y derechos,... También supuso un largo periodo de aislamiento internacional del que sólo comenzamos a salir a partir de los 60. También supuso largas décadas de atraso económico, de pobreza, de hambre y de miseria. Véase si no el pavoroso y conocido documental de Buñuel sobre Las Hurdes. Léase también El corazón helado de Almudena Grandes, donde en diversos pasajes se rememora con toda crudeza no solo el abandono de la República por parte de la comunidad internacional (con escasas excepciones como México) y especialmente por las muy pragmáticas y democráticas potencias europeas (algunas de las cuales organizaron campos de concentración en los recluyeron y humillaron medio millón de republicanos españoles y brigadistas internacionales que huyeron de la represión franquista), algo que tampoco parece políticamente correcto recordar.
También se ofrece un excelente retrato de esa pobreza y miseria durante los años más duros del franquismo. Y esto último, aunque parece que tampoco lo percibimos adecuadamente, aún sigue teniendo importantes y decisivas consecuencias en nuestro presente. No en vano España sigue siendo uno de los Estado con sistemas de bienestar más débiles de toda Europa.

En todo caso, conviene insistir en que abominar del franquismo es parte de la tarea pendiente para cierto sector de la clase política, judicial y empresarial española, en especial para aquellos que aún siguen ocupando cargos públicos relevantes y que juraron lealtad al caudillo.

Roberto Rodríguez Guerra es profesor de Filosofía Moral y Política de la Universidad de La Laguna.

domingo, 16 de mayo de 2010

SOBRE LA REPÚBLICA ESPAÑOLA

http://republica-granada-ucar.blogspot.com/

crueldad en colonbia



LAS FARC

Pagamos lo de siempre y los parásitos siguen beneficiando.

Manuel Navarro Lamolda El 16 de mayo a las 17:16 Responder (facebook)
La crisis no llega a la iglesia ¿Por qué?
RECORTE A LA IGLESIA, NO A LAS PENSIONES, DEPENDENCIA, DESARROLLO... QUE DEN EJEMPLO.
El gobierno acaba de aprobar unas medidas para cubrir el déficit del Estado y para eso rebaja el sueldo de los funcionarios, congela las pensiones, elimina el cheque-bebé, reduce las ayudas a la dependencia,... Cuando lo justo hubiera sido actuar contra quienes han provocado la crisis.
Pero el gobierno se va por el camino fácil de la nómina del estado (funcionarios y pensionistas) o de las acciones sociales. Al final siempre los mismos sufren la crisis y además la pagan.
Sorprende aún más ver como la Administración reduce los salarios de sus trabajadores y pensionistas, o las ayudas sociales y NO interviene en las cuantiosas aportaciones a la iglesia católica que recibe, sólo del Estado 7 000 millones de euros anuales en ayudas y subvenciones, unos 15.000 millones incluyendo otras administraciones.
Para cumplir las exigencias de Bruselas y USA, y no caer en los errores de Grecia, los funcionarios españoles van a contribuir con el 5% de su sueldo, los ministros y diputados con el 15%, etc. Yo me pregunto, ¿con cuánto va a contribuir la Iglesia española? ¿Cuánto se ahorraría Hacienda si se suprimiese simplemente el sistema actual de las clases de religión, o el sistema de centros concertados religiosos?

Se ahorrarían 3.900 millones suprimiendo los conciertos a centros confesionales.
Se ahorraría 600 millones suprimiendo a los catequistas de los centros escolares.
Se ahorrarían 750 millones obligando a la iglesia a pagar todos los impuestos que pagamos los demás ciudadanos.
Y aplicando sólo un 10% de reducción a los ingresos de las Administraciones a la iglesia, se obtendría un ahorro de 1.500 millones.Así se podrían mantener los actuales gastos de pensiones, dependencia y desarrollo.

enlaces reciprocos

http://www.gif-animados.net/sitios/agregar/

imagenes gif en movimiento

Gif animados

domingo, 25 de abril de 2010

olivos y almendros

http://www.terraolivo.com/principal.html pagina con mainframe, me gusta su estructura

El actual mundo capitalista

CAPITALISMO

Hola; soy el Capitalismo

E-mailImprimirPDF

VENGO EN PLAN DE NEGOCIOS; ARRIBA LAS MANOS !!: El sistema capitalista, no es otra cosa que una organización delictiva legalizada convertida en abstracción numérica. Es una simple operación matemática (robar al prójimo con la política y la guerra) que terminó convertida en una civilización: El sistema capitalista nivelado como "mundo único" a escala planetaria.

Resumido, el capitalismo no es nada más que una empresa de ladrones comunes, que niveló a escala planetaria un "sistema" (económico, político y social) para legalizar y legitimar con leyes e instituciones un robo masivo y planetario de trabajo social y de recursos naturales, disfrazado de "economía mundial".

En la economía, el corazón estratégico del sistema capitalista, no existen ni la verdad ni la mentira (son sólo moralismos antiéticos para controlar cerebros), sino que existen situaciones objetivas e intereses comerciales que determinan el qué y el para qué de los procesos económicos.

Y hay que tener en cuenta un principio probado por la historia: La guerras militares no se hacen para matar (la muerte es solo un emergente del robo) sino para dominar países, apoderarse de sus recursos y sus mercados y robarlos con total impunidad. Toda la historia del capitalismo (y de los sistemas imperiales que lo precedieron) está marcada por esa dinámica (Ver: Operaciones psicológicas: Su mente está siendo controlada por expertos ).

Como definición el capitalismo no es solamente un modelo económico, sino un sistema de dominación mundial establecido como civilización única.

La "economía global"

En el actual diseño de "economía mundial trasnacionalizada" no son (en forma práctica) los gobiernos ni los países quienes deciden cuánto se produce y para quién se produce a escala mundial, sino las corporaciones y los bancos trasnacionales que tienen el dominio sobre las tres estructuras económicas básicas del sistema capitalista: La estructura de producción, la estructura de comercialización y la estructura financiera.

Esta dinámica funcional arroja la primera contradicción histórica del sistema: El capitalismo solo produce para quien puede pagar por los bienes y servicios producidos. La producción (controlada por las corporaciones transnacionales) no está orientada por la búsqueda del bien social sino por la búsqueda de la rentabilidad empresarial capitalista.

Esta asimetría funcional (del trabajo social y la apropiación individual) es la clave determinante de la existencia de ricos y pobres, de incluidos y excluidos, de empleados y desocupados, dentro de la pirámide histórico funcional del sistema capitalista nivelado como "civilización única".

Es más, la llamada "civilización" capitalista, sus instituciones, sus sistemas políticos y jurídicos, su cultura, sus reglas morales, sus credos religiosos, su arte, su arquitectura, sus ciudades, sus universidades, sus construcciones filosóficas, fueron edificadas a partir del robo y la esclavización de seres humanos.

Todo en el sistema capitalista, nace y empieza por el robo. O sea, empieza por la economía. Y luego, como decía Hauser, viene la abstracción, política, social y cultural, para disfrazar el robo.

En la Argentina se dice popularmente ¿"Dónde está el curro" (que significa "dónde está el negocio"), para descubrir la estafa que subyace detrás del discurso abstracto y retorcido de la tecnocracia económica de la City económica.

El axioma funcional

La economía del capitalismo empieza con dos frases: Compro barato y vendo caro.

Compro mano de obra barata (la explotación del hombre por el hombre), compro barato y controlo toda la producción (medios económicos), controlo todo el mercado (la comercialización), controlo todo el sistema financiero (la moneda), compro acciones baratas y las vendo caras (la especulación financiera) controlo todo el comercio exterior (el mercado internacional) evado o pago impuestos irrisorios (control de gobiernos), y luego vendo la producción al precio más caro (la hegemonía monopólica de la economía).

La diferencia matemática resultante de esta ecuación, es la ganancia capitalista (generadora de concentración de riqueza en pocas manos), producida por un sistema que no está orientado a satisfacer la demanda social colectiva sino a satisfacer la rentabilidad privada de los macrobancos y megaempresas que controlan todo el proceso económico.

El primer axioma funcional de un capitalista sionista (los padres del sionismo de Wall Street) es vender caro y comprar barato, lo que da como resumen la ganancia capitalista.

Eso exactamente es lo que hicieron los bancos y grupos financieros sionistas que controlan la Reserva Federal y las tasas de interés, con la "burbuja hipotecaria", primero, y con la "crisis hipotecaria"después.

Si el capitalista dijera la verdad abierta (su único mensaje efectivo y real que es el robo), las masas lo colgarían a los cinco segundos.

Así como al usurero lo protegen las leyes y la policía, la existencia impune del sistema capitalista solo se justifica por la existencia de los Estados imperialistas (con EEUU a la cabeza) con sus aparatos militares y sus arsenales nucleares rodeando como un anillo de muerte a países y recursos estratégicos.

Si las mayorías tomaran conciencia del macro-robo capitalista no habría refugio en todo el mundo paraproteger a los empresarios y banqueros de la ira popular.

Por eso el capitalismo inventó y le dio identidad y escalas de "prestigio" a la cultura, a las universidades, y más recientemente a los medios de comunicación. Son los grandes ocultadores y legitimadores del robo capitalista ejecutado a escala masiva y con total impunidad.

La telaraña del robo

Quien se interese en la investigación de sistemas y procesos económicos productivos (tanto de las potencias centrales como de los países periféricos) podrá comprobar que tanto los recursos naturales como los sistemas de producción y de comercialización a escala global están hegemonizados por no más de 200 bancos y corporaciones empresarias transnacionales cuyas casas centrales se encuentran en EEUU o Europa.

Estos gigantes "diversificados" e interactivos (ligados a través de infinitos vasos comunicantes) de la producción, el comercio y las finanzas mundiales, están liderados por los 30 primeros primeros consorcios trasnacionales que cotizan en el índice Dow Jones de Wall Street, el centro financiero del capitalismo a nivel mundial.

Dentro de esta lógica económica funcional del capitalismo, los Estados capitalistas (tanto del mundo imperial como del mundo dependiente) solo cumplen una función reguladora y ordenadora (elaboración de leyes, cobros de impuestos, gobernabilidad política y jurídica, etc) sobre la actividad económica desarrollada por las corporaciones privadas que hegemonizan las decisiones y el control sobre los recursos naturales, la producción y la comercialización de los bienes y servicios que consume la genéricamente llamada "humanidad".

En el sistema capitalista está todo a la vista. Los directorios los activos empresariales, las facturaciones, las ganancias y las fortunas personales están por Internet. Se pueden rastrear los procesos, verificar (en cifras numéricas) como bancos y empresas trasnacionales controlan el comercio interno, el comercio exterior y el sistema financiero de los países (tanto centrales como periféricos).

Con sólo leer y comparar los números, las "inversiones" y el saldo rentable, se puede verificar y hacer un seguimiento de la depredación económica (la transferencia de riqueza y de recursos) que realizan los conglomerados capitalistas multinacionales que controlan gobiernos y países.

La sociedad de consumo

Para cumplir con sus objetivos de dominación imperial (orientada a la depredación económica y a la conquista de mercados) el sistema capitalista utilizó históricamente (y sigue utilizando) dos técnicas básicas combinadas: El pensamiento individualista (como matriz de conducta social orientada a imponer la conciencia atomizada imperial por sobre la conciencia nacional de los países y sociedades conquistadas) y la desaparición de la frontera entre el dominador y el dominado (orientada a imponer al dominado el pensamiento y la ideología del dominador).

Mediante la publicidad comercial (la ideología del consumo) y la sociedad de consumo (la conducta consumista), el sistema capitalista niveló (en una fase de su desarrollo histórico) una "conciencia universal" basada y adaptada a los esquemas funcionales del mercado y a la búsqueda de rentabilidad comercial capitalista.

Los teóricos de la izquierda solo han llegado a la raíz "economicista" y "militarista" del sistema capitalista sin ahondar en el rol funcional que cumplen los medios de comunicación y la sociedad de consumo en el esquema del dominio sin el uso de las armas.

Hoy el sistema capitalista, masivamente y a nivel planetario, ya no domina con ejércitos militares sino con ejércitos mediáticos y técnicas de manipulación cerebral orientadas al direccionamiento de conducta masiva con fines de control político y social.

La expansión transnacional

Destruido el Estado nacional (la barrera de contención territorial del capitalismo trasnacional) y sustituida la "conciencia social" por la "conciencia individual", se rompe toda escala de pertenencia de los individuos a una particular línea histórica de sociedad, familia, lengua, cultura, tradiciones y creencias (propias de un país y de sus fronteras geográficas) para convertirlos en terminales funcionales de una "conciencia universal" consumista del sistema capitalista nivelado a escala planetaria como "civilización única".

De manera tal que, durante la vigencia del capitalismo "transnacional", el esquema referencial de "socialización" de los individuos ya no se parametran en los "valores locales" sociales, históricos y culturales de cada país, sino en los "valores universales" expresados por formas del consumo de pensamiento social, modas, etc, enmarcados en la conciencia individualista.

Esta nivelación de conducta y pensamiento social individualista (que se puede confirmar en lo que reflejan a nivel planetario las grandes cadenas informativas y la propia Internet) permite alienar y "des-socializar" al individuo de su entorno natural y social (extrañamiento) y convertirlo en una pieza funcional destinada a consumir los diferentes productos y programas que el sistema capitalista utiliza para generar rentabilidad y dominar a escala planetaria.

El objetivo final es convertir y nivelar planetariamente al ser en una célula funcional del macro robo capitalista de la sociedad de consumo masificada también como "ideología única". Manuel Freytas/IAR/InSurGente


http://www.insurgente.org/index.php?option=com_content&view=article&id=1212:hola-soy-el-capitalismo&catid=99:mundo&Itemid=293